Si quieres que tu relato se oiga en este blog, envíalo a través de este formulario.

sábado, 17 de septiembre de 2016

Poquita cosa.


Relatos Breves.
Relato breve de Antón Chéjov ligeramente adaptado.
Yulia Vasilievna es la institutriz de Kolia y Varia. El padre de ellos la cita en su despacho para ajustar cuentas. Narrado en primera persona, la acción se desarrolla sin ruptura de continuidad; el conflicto se resuelve en un breve diálogo. Una única situación y dos personajes de posiciones sociales muy distintas.

Ficha de audio:
Texto: Antón Chejov.

Él: Javier Merchante.
Yulia Vasilievna: Antonia Zurera.

Músicas: Alicia Sevilla.
Duración: 4:43.
Todos los relatos y textos de esta categoría reunidos, aquí.






miércoles, 7 de septiembre de 2016

Revolución

Relatos Breves.
En Revolución el escritor polaco Slawomir Mrozek, de manera excelente, parodia el siglo pasado: las innovaciones del arte moderno, los experimentos culturales y, sobre todo, los brutales sistemas políticos.
Escrito en primera persona, el protagonista va cambiando de lugar los muebles de su habitación -una cama, una mesa y un armario-. Su primera decisión es fruto del inconformismo. No contento, se verá obligado a buscar una solución de vanguardia. Finalmente, siendo como es un hombre consecuente, acabará adoptando posiciones abiertamente revolucionarias.


Ficha de audio:
Texto: Slawomir Mrozek.
Narrador: Chema del Barco.
Música: Evan LE NY.
Duración: 4:09.
Todos los relatos de esta categoría reunidos aquí.


Revolución.
(Slawomir Mrozek)

En mi habitación la cama estaba aquí, el armario allá y en medio la mesa.
Hasta que esto me aburrió. Puse entonces la cama allá y el armario aquí.
Durante un tiempo me sentí animada por la novedad. Pero el aburrimiento acabó por volver.
Llegué a la conclusión de que el origen del aburrimiento era la mesa, o mejor dicho, su situación central e inmutable.
Trasladé la mesa allá y la cama en medio. El resultado fue inconformista.
La novedad volvió a animarme, y mientras duró me conformé con la incomodidad inconformista que había causado. Pues sucedió que no podía dormir con la cara vuelta a la pared, lo que siempre había sido mi posición preferida.
Pero al cabo de cierto tiempo la novedad dejó de ser tal y no quedó más que la incomodidad. Así que puse la cama aquí y el armario en medio.
Esta vez el cambio fue radical. Ya que un armario en medio de una habitación es más que inconformista. Es vanguardista.
Pero al cabo de cierto tiempo… Ah, si no fuera por ese «cierto tiempo». Para ser breve, el armario en medio también dejó de parecerme algo nuevo y extraordinario.
Era necesario llevar a cabo una ruptura, tomar una decisión terminante. Si dentro de unos límites determinados no es posible ningún cambio verdadero, entonces hay que traspasar dichos límites. Cuando el inconformismo no es suficiente, cuando la vanguardia es ineficaz, hay que hacer una revolución.
Decidí dormir en el armario. Cualquiera que haya intentado dormir en un armario, de pie, sabrá que semejante incomodidad no permite dormir en absoluto, por no hablar de la hinchazón de pies y de los dolores de columna.
Sí, esa era la decisión correcta. Un éxito, una victoria total. Ya que esta vez «cierto tiempo» también se mostró impotente. Al cabo de cierto tiempo, pues, no sólo no llegué a acostumbrarme al cambio—es decir, el cambio seguía siendo un cambio—, sino que, al contrario, cada vez era más consciente de ese cambio, pues el dolor aumentaba a medida que pasaba el tiempo.
De modo que todo habría ido perfectamente a no ser por mi capacidad de resistencia física, que resultó tener sus límites. Una noche no aguanté más. Salí del armario y me metí en la cama.
Dormí tres días y tres noches de un tirón. Después puse el armario junto a la pared y la mesa en medio, porque el armario en medio me molestaba.
Ahora la cama está de nuevo aquí, el armario allá y la mesa en medio. Y cuando me consume el aburrimiento, recuerdo los tiempos en que fui revolucionario.



domingo, 14 de agosto de 2016

El sacrificio de Abraham.


Historias mínimas.

El autor de El sacrificio de Abraham, José Sánchez Rincón, nos traslada al momento bíblico en el que Abraham se dispone a ejecutar a su hijo Isaac por mandato de Dios.

Ficha de audio:
Texto: José Sánchez Rincón.
Narradora: Mari Carmen de las Casas.
Dios: Javier Merchante.
Música: Ehma.

Todos los relatos y textos de esta categoría reunidos, aquí.